testimonios

Qué sintieron y la experiencia de mis clientes

 

El 19 de junio de 2017 fallecía mi hermano en mitad de Francia mientras hacía una ruta desde Medina del Campo hasta Atenas. Un fallo cardiaco le fulminó encima de su bici. Antes de empezar este viaje había superado dos tipos diferentes de cáncer. Creo que para él éste iba a ser su propio “viaje del héroe”.

Mientras solucionábamos la repatriación, en familia pensamos que a Paco no le habría agradado una esquela normal. Y tras unas pocas vueltas decidimos pedirle a Alba una esquela que no fuera triste y que hablara de él, de su bici y del orgullo de haberle disfrutado. Mi sobrina, su hija, escribió el primer texto. Y queríamos que apareciera su bici. Al inicio la propuesta fue un poco dura para mi madre: ella sólo imaginaba una esquela normal y le preocupaba el “qué dirán” o que en el tanatorio no les pareciera bien. Pero cuando ella vio el resultado sintió que habíamos acertado: era una esquela elegante que reflejaba bien el espíritu jovial de Paco.

Hoy en día conservamos contentos y orgullosos en un rincón del salón esa esquela que pedía “una sonrisa por su alma”.

Paco Mena escribió un blog bien chulo que quizá te guste consultar si quieres saber algo más de él  https://www.facebook.com/Conunpulmon/ 

Ismael Mena, hermano de Paco Mena